El dormilón -Lecturas de Octubre

Distopía y post-apocalipsis son ya dos formas clásicas de la ciencia ficción. En ocasiones, colaboran. Diría que casi siempre.

Entiendo que el término post-apocalipsis no requiere explicación. Se trata de ubicar el relato en un mundo en el que el mundo, tal como lo conocemos, ha terminado: ya sea por la contaminación, por desastres naturales o tecnológicos, o por cualquier otra cuestión.

La distopía, tan conocida como la otra categoría, quizás merezca alguna explicación. Un relato distópico supone un universo de lo social cuyo ordenamiento dista mucho del que conocemos. En sí, es un orden en el que preferiríamos no vivir y en el cual siempre hay una esfera del poder que somete al resto a través de controles técnicos, de dominio a través de la fuerza o de los recursos.

Paradojas de la vida, algunas lecturas permiten que Utopía de Tomás Moro sea leída como un relato distópico. Moro proponía una sociedad que para él era idea, pues en ella a nadie le faltaba comida, hogar ni educación. Pera el hipercontrol de las relaciones, las vestimentas uniformadas y una educación en la que los roles de géneros se transmiten como “lo dado”, llevan a ver esa sociedad como indeseable, pues en gran medida algunos de los rasgos positivos de nuestra sociedad no podría llegar a desarrollarse.

Ayer leí El dormilón, historieta o novela gráfica que el dúo Santullo-Aón publicaron en el e-zine de Loco Rabia y que hace poco fue editada en papel en colaboración con Grupo Belerofonte.

Ayer @veigamg me prestó esta genial historieta. =D

A post shared by Emiliano Pascal (@egpascal) on

Continuá leyendo

Lecturas de agosto – Tupamaros: la fuga |1971

Sábados atrás, encontré un e-zine dibujado por una tal Lauri Fernández con el título El pozo. El dibujo me impresionó. En realidad, fueron los colores. O el conjunto. No sé explicarlo, pero la manera en que está coloreada El pozo es sumamente efectiva.

El pozo - Lauri Fernández

Sigue leyendo